REAL MADRID

Seguidores


Una foto mia y una calle de mi pueblo

domingo, 25 de abril de 2010


Incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres.

4 comentarios:

reltih dijo...

certerisimo pensamiento.
un abrazo

El Águila Descalza dijo...

¿Y el silencio como arte?

campoazul dijo...

Pues tienes razón, lo que sucede es que en algunas ocasiones parece que ya nacemos cómplices y cobardes...

Un saludo.

Carmela dijo...

El miedo genera silencios imperdonables.
Callar frente a una injusticia , además de ser un signo de oprobiosa complicidad es siniestro.
Y sin embargo ...¡ Sucede!
Por tal motivo las sociedades se ven inmersas en perturbadoras oleadas de injusticia.